Poemas de Maximiliano Spreaf

no soy poeta pero
algunos poetas me dicen
-para tapar el bache-
que soy un lector riguroso
también soy lindo
también fui por todo
también lo tuve
hoy colecciono:
muñecas
libros antiguos
tazas de té
odios
rumores
invitaciones a lecturas
obsecuentes
tickets canasta de los 90s
novias muertas
amigos muertos
picos de heroína
en el recuerdo ya cansado
de mí mismo
así y todo sigo hablando
con los caballos indolentes
de la poesía
poco
pero sigo
————
a veces lloro
en hoteles alojamiento
o dejo pasar el colectivo
que me acaricie su impulso
la inercia
algo
a veces hago crecer al futuro
lo riego
con mi orina
no soy poeta pero
cómo sufro
———
ocurrió de esta forma
vos dijiste:
“no voy a tatuarme los ojos”
conté el dinero que tenía
y me fui
+
en el hotel quedaron las sabandijas
algunos que de a poco lograban rescatarse
el dueño de la perinola
y vos tan brillante y tan sufrida
+
bajé despacio por la eight street
me dejé caer suavemente
en el puente del milagro
alguien me levantó
puso unas libras en mi bolsillo
me llevó a su casa
me violó
+
en el hotel las cataratas del pop art
arrastraron a los mas dóciles
los no nacidos a este mundo
embriones de hombres aullando
por un poco menos de amor
y más nalgadas que caricias
+
me desperté lastimado
las rodillas moradas
anoté en mi libreta que la gran verga de dios
seguía alcanzándonos a todos
inexorable
abracé a mi violador
lo perdoné con un beso
le devolví el dinero
y como soy un caballero
preparé el desayuno
hice la cama
cerré bien la casa
y volví
a nuestra habitación de hotel
arrepentido
+
ahora veo las agujas
penetrar tus córneas
la tinta azul
el precioso unicornio que lentamente
adquiere forma en tus ojos
hago palmas
pongo un vinilo de Nick Cave
y la la la la la
la la la la lee
a little bird lit down on Henry Lee
———-
algunas cosas son más sencillas ahora
no me dijiste
me arrepiento de vos
me voy de vos
algunas cosas son más sencillas
ahora que esa piedra cerca del puente
en la que nos sentábamos a cabalgar el día
está tan lejos o quizás
el río ya la hizo fondo
*
ahora no te llevo florcitas mariconeando
ni esquivo los documentales celtas
ni tomo el clonazepam con entusiasmo
todo eso ya pasó
*
viene la doctora y dice:
está jodida esa válvula querido
cuídese fume menos
camine
¿hacia dónde doctora?
porque camine hacia donde camine
vos
las florcitas
todo
son un reflejo en los azulejos
un vaporcito en la ducha
la sábana que me roza la espalda
casi todas las cosas son más sencillas
ahora

 

Maximiliano Spreaf (1975), Capital Federal. Publicó Arrojado en 2013 (a.t.e.o. ediciones), Objetos Interiores en 2015 (Dínamo Poético Editora), ganador del Primer Premio de Poesía Club Editorial Sierras Chicas/Municipalidad de Unquillo, y 2 Poemas en 2018 (Ediciones Arroyo). Participó del V Festival Internacional de Poesía de Córdoba, escribe para diarios y revistas nacionales y del extranjero. Organizó los encuentros de poesía PICNIC, en la localidad de Salsipuedes, junto a la poeta Paula Oyarzábal, por el que pasaron más de 50 poetas de todo Córdoba. Vive en el cordón de las Sierras Chicas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s