Poemas de Mariela Laudecina

Me da miedo entrar al río de noche
tanto como no hacer pie, de día
y me acerqué a las vacas
otra manera de ser valiente
Dormían juntas
percheronas e ingenuas
Cómo no quererlas porque sí
a la gente la quiero por menos
Es tan fácil que me cuesta creer
que para otros sea tan difícil
Como las vacas
intuyo que algo no está bien
pero ya estoy en el matadero.

 

 

A veces sé cosas
que ya sucedieron o están siendo
Vos no crees que alguien pueda ver el futuro
Decís que soy intuitiva para relacionar situaciones
Yo no sé por qué me pasa
Lo más extravagante es que luego
lo puedo comprobar
No solamente con mi vida
si no también con gente a quienes apenas conozco
Es difícil explicar la certidumbre de las imágenes
y algunos hechos
Las señales que no puedo evitar leer
me las da el mundo
conversaciones, repeticiones, caras
sensaciones corporales intensas
y los sueños completarían las pistas
que me conducen hacia lo que pronto será o es
Quisiera que no ocurriera
¿Pero cómo controlarlo?
Es un rayo
invisible que me hace temblar
a veces de miedo
otras de dolor
como cuando iba en el taxi al hospital
y supe que tenía leucemia
fue un segundo
que mucho después recordé
No se lo conté a nadie
como muchas de las cosas que ¿intuyo?
¿presiento? ¿veo?
Es difícil convivir con algo
que se emparenta con la locura
y mucho más difícil decirlo
Es como transmitir un sentimiento
y su falla inherente
la de pretender que otrx lo entienda
si no lo experimentó
Quizá sea una compensación
una forma de condena
o una serendipia constante
a la que habrá que abandonarse.

 

 

 

No pueden creer en su poder
la miran ir y venir
cuando limpia las mesas
abre botellas
acerca el maní
Muestra la panza
y deja ver apenas las suaves
curvas de sus pechos redondos
perfectos
también sus caderas
el culo
hasta el rapado en un costado de su cabeza
Altiva
recorre el camino sinuoso del bar
Podría ser actriz de cine
reina de la vendimia
señorita baywatch
pero no
Ella es moza de un lugar
que se llama Un lugar
Si la viera mi padre le ofrecería matrimonio
si la viera mi hermana
se enojaría
Hasta mi novio se detuvo en ella
antes de irnos
se dio vuelta y sus ojos se encontraron
No me importó
era la moza más linda que vi
No hacía falta que hablara
un ángel perverso salía de su boca
cuando decía alguna que otra palabra
Cerveza
La carta
Buenas noches
y eso basta para querer estar a su lado
Lo bello es bello porque escasea
me dijo un amigo
Si pudiera ser otra elegiría
tener ese halo
que te da la belleza
por un rato
en un lugar penumbroso
donde se espera
y tu vida es un enigma para el otro
casi siempre.

 

Mariela Laudecina. Mendoza, 1974. Vive en Córdoba.

Publicaciones: Hacia la cavidad (poesía – 2006) Ciruelas (poesía – 2007) Intiyaco (poesía – 2008) autoedición. Tomo las decisiones con los pies (poesía – 2011) Perfume de jarilla (Poesía – 2013) por llantodemudo ediciones. El cielo es para los ángeles (novela – 2009) Textos de Cartón. Reedición (2014) por Borde Perdido Editora. La culpa es del sueño (poesía – 2015) Editorial Yaugurú. El bosque de las mujeres amadas (poesía – 2017) Editorial Buena Vista. Es directora de la colección de poesía Mambo Nicanor de la Editorial Buena Vista. Coordina talleres y clínicas de poesía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s