Poemas de Was Atencio

Maíz

Mi madre atraviesa invisible el alambrado                                                                                      y se pierde en el maizal.
No lleva un vestido vaporoso
tampoco sombrero.
El sol no la daña.

Personas y raíces
se parecen
en estos lados.

Inclina su cara
huele el maíz
lo elige para nosotros.
Comemos de su mano
los granos
como pájaros.

(De Una hoguera de jazmines, Camalote, 2019)

 

Alambre de púas

El aromito florece
cerca del alambrado.
El aire que desprende
se espuma en amarillos.

Canto desde la espiga
y el hambre palpita
en copos de azúcar dorada.

Pero es espinillo
y mi mirada se afila
en agujas que se tensan al sol.

Abandono el plumaje
y mi canto se apaga en tu nombre.
Cada tarde
elijo la rama más filosa
para estrellarme.

(De Una hoguera de jazmines, Camalote, 2019)

Macho del litoral

Te desnudás de todo lo que no late
y el río se abre
se entrega.

La tarde se pierde en tu espalda
camalote dorado, flor de agua.

Tu espina dorsal es cuchillo que corta el espejo
donde el cielo se contempla
como hago yo desde la costa
que no dejo de dibujarte en un horizonte
que se pierde suave en el oleaje.

Y aunque me digas
que la imagen del amado bañándose es trillada
más trillado es el sueño
de ver salir a un Jason Momoa escamado
un Acquaman vigoréxico
con tridente de cinco puntas
como si algo le faltara de símbolo fálico
o un Khal Drogo domador de caballos
que ya es otra insinuación.

Y no sé
si en esta analogía quiero ser tu bella Daenerys
porque ni rubia ni madre de dragones
pero quizá te escuché decirme
vos sos la luna de mi vida
entonces espero que emerjas tatuado de agua
con gusto a barro, oliendo a río
y te acuestes a mi lado para atardecernos
en la orilla de algodones que se apaga.

(De Tres poemas, Ed. Arroyo, 2019)

Ciclo

Dibujo enredaderas en tu cuello
y mi respiración abre
todas las flores. Palpito
la siesta de higueras y naranjos.
Acaricio hasta el rayo que se acuesta
en tu torso
perdido entre fardos.

Anido tu hombro
gorrión apenas.
Me disuelve el horizonte
la noche desgaja mi canto.

Olvido el hambre,
vuelvo a nacer en el trigo
que brota
cuando cerrás los ojos.

(Inédito)

 

Washington Atencio (Entre Ríos, 1986) es profesor de Lengua y Literatura. Reside en Paraná y da clases en los niveles secundario, terciario y universitario. En 2019 publicó Una hoguera de jazmines (Camalote) y fue parte de la colección Tres Poemas (Ediciones Arroyo). Algunos de sus textos han recibido premios y menciones. Gestiona la librería Jacarandá y coorganiza el ciclo de poesía Río Abajo. En febrero de 2020 publicó Nuestra sombra volcada en el río (Agua Viva).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s