Extrañamos tanto a Pedro

Hace poco más de un año, la noticia de la muerte de Pedro Centeno sembró consternación en la comunidad poética de Río Cuarto. Desde entonces, su voz nos faltará para siempre. Un poeta sin dobleces, a quien la dureza de la vida no pudo arrebatarle la sensibilidad. Pedro, el poeta obrero, el de la mirada mansa y sin fondo, el de la risa estentórea, ajeno a las poses y los aspavientos, cultivó, como pocos, un verso ajustado y preciso para nombrar la simpleza. Y esa es una grandeza infrecuente.

En un gesto necesario, que hace concreta una política editorial de la memoria poética de nuestra ciudad, pero también, y sobre todo, de la amistad, y con motivo del 14º Aguante Poesía, las editoriales Cartografías y La yunta presentarán un libro que recopila sus poemas inéditos.

Para que el recuerdo de Pedro siga vigente, creímos necesario, mientras esperamos con ansias el libro, mantener vivo su recuerdo.

Hoy compartimos este poema de Pablo Dema:

 

Sol de noche

una memoria para Pedro Centeno

Eterna hermanito en mi tu imagen

a fuerza de repetición y monotonía:

es tu sonrisa abriéndose sigilosa,

una y otra vez floreciendo en tu rostro moreno,

como hundida entre los hombros que se alzaban.

Después las cejas interrogativas, los labios apretados,

las comisuras hacia abajo dibujando el gesto

del que ignora por qué el mundo solo sabe de crueldad.

 

Y otra vez el destello de la risa

iniciando un silencio largo después del abrazo

puntuado por los nombres de amigos

y las bromas recorriendo los rituales del afecto.

 

Cada día más clara tu imagen hermanito,

un cariño interminable como la maravilla

de un campo absurdamente ajeno

donde se es feliz una mañana entre caballos.

 

A tu ausencia nítida contrapongo

unas palabras caladas por lo incierto:

¿Qué fui en tu corazón?

¿Una ventanita abierta,

una puerta que cierra,

algo menos que una luz,

otra, que se quema?

 

Ilumino el insomnio con tus últimos envíos

y recuerdo que al final pedías

una garrafa para encender tu sol de noche.

Qué grande habrá sido, qué oscura, tu soledad.

 

extraído del libro Prendas, (Editorial Deacá, 2020)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s